Las remesas familiares que salvan a los que se quedan en el país

Las remesas familiares que salvan a los que se quedan en el país

Las remesas familiares que salvan a los que se quedan en el país

publicidad

Venezuela se ha convertido  en un país receptor de remesas

 “Estamos aplicando el método de supervivencia. Nosotros salimos con la idea de lanzar el salvavidas a nuestras familias”. Las remesas provienen de países como Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Argentina, Estados Unidos, entre otros.

Las remesas familiares que salvan a los que se quedan en el país
Las remesas familiares que salvan a los que se quedan en el país

Caracas//Notipascua.com//

Muchos venezolanos que se quedaron en Venezuela y que tienen familiares en el exterior, están comenzando a recibir las remesas de sus seres queridos, quienes se marcharon con el propósito de enviarles el sustento que les permita a los que aquí se quedan, vivir dignamente y adquirir medicamentos, alimentos, ropas, calzados, entre otras necesidades básicas para el ser humano.

Con estas remesas, Venezuela empieza a convertirse en un país receptor de remesas proenientes desde Estados Unidos, Francia, Panamá, Colombia, Argentina, Perú Chile, Ecuador, pese a que aún está muy por debajo de países que tradicionalmente reciben remesas como El Salvador, Honduras o México, la tendencia es creciente.

El concepto de remesa empieza a ser relevante, el 80% de los envíos llega por fuera de los conductos oficiales, el motivo es el control cambiario del gobierno. Mientras la tasa oficial de cambio del dólar está en el momento de escribir este artículo en unos 43.000 bolívares; en el mercado negro, el de referencia en la calle, supera los 214.000. “La diferencia es tan abismal que nadie va a usar una ruta legal en la que perdería una gran cantidad de dinero”

Testimonio

Randolfo Hernández, de 34 años, vive en San Cristóbal, en Venezuela, cerca de la frontera, a una hora en auto de Cúcuta. Hace un mes recogió por primera vez en una casa de cambio llamada Servientrega el dinero que envía María, la madre de sus hijas, desde Bogotá.

Fueron 185.000 pesos, unos US$65, casi una cuarta parte aproximadamente de lo que gana al mes María en Colombia. Al cambio entonces fueron unos 11 millones de bolívares que la casa de cambio le ingresó a Hernández en su cuenta venezolana.

“Eso no lo produce al mes nadie en Venezuela. Es 50 veces lo que yo gano”, me dice Hernández, que es empleado de un banco. El salario mínimo en Venezuela es de 1,3 millones de bolívares ( menos de US$7 en el mercado paralelo) incluido el bono de alimentación tras el último aumento anunciado este 1 de marzo. Un cartón de huevos cuesta ya 600.000.

“Con eso puedo darme un respiro”, afirma el padre de las niñas de 7 y 2 años

Se envían a Venezuela aproximadamente en cada transacción una media de entre US$75 y US$100, mucho menos que a otros países. “En Venezuela con un dólar resuelves mucho, porque compra más de lo que compra fuera”.

José Vicente Escalona, de 38 años, lleva cinco meses en Buenos Aires y trabaja como camarero. Suele mandar a sus padres 500 pesos argentinos, unos US$25. Lo hace a través de Venestore, una de las casas de cambio que han nacido de forma paralela a la masiva llegada de venezolanos a Argentina.

“Para uno acá no es gran cosa. 500 pesos los gano en una tarde. Y son casi 5 millones (de bolívares). Con eso ellos se ayudan unas semanas”

72 visitas, 3 hoy

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.