El original escritor expone en la feria Internacional del Libro de Bogotá, su última obra" No contar todo"

Encuentro con el original Emiliano Monge

publicidad

Encuentro con el original Emiliano Monge

Hombre de excelente pensar. El original Emiliano Monge, nos recibe con la mayor naturalidad. El escritor mexicano nos presenta su más reciente obra “No contar todo”(Random House). Aprovechando la Feria del Libro de Bogotá. Definitivamente, nuestro encuentro con el original Emiliano fue algo fuera de lo común.

El original escritor expone en la feria Internacional  del Libro de Bogotá, su última obra" No contar todo"
Encuentro con el original Emiliano Monge y su obra “No contar todo”

Hombre original Emiliano Monge, sin poses ni pretensiones

Emiliano Monge es un hombre de aspecto sereno. Son 180 centímetros de estatura llenos de ingenio. Nos atiende con un cigarrillo que nunca termina. Sin frases trabajadas ni lenguaje florido. Original sin poses ni pretensiones. Su novela, su literatura es la vida. Habla del machismo, como de la vida.

La familia como unidad formadora

“La familia es la primera unidad de la vida. Impone o destruye la individualidad de la persona”, según el autor. Además, añadió que “las relaciones de violencia que se engendran en el interior de la familia y que pasan después a nivel social”.

El machismo descompone la sociedad

Al comentar el contenido del libro, comentó: ” Eso empieza en la familia. La primera vez que te dicen que vas a hacer algo diferente a lo que querías ser sucede cuando eres muy pequeño.”. El tema sobre el machismo es el que descompone a hombres y mujeres, opina el autor. Aclara que el machismo impide una masculinidad normalizada y pone una serie de máscaras y roles patriarcales que nos decomponen en nuestros países.

Su vida en tercera persona

Al preguntarle sobre la intimidad que expresa en sus escritos, contestó: “Es curioso. Cuando dije que iba a escribir, lo que tenía en la cabeza era la historia de mi abuelo haciéndose el muerto. Yo quería escribir eso. Y empecé escribiendo otro libro. Años después, entre un texto y otro, se me colaba esta historia, y de pronto dejó de ser la historia de mi padre abandonando a su familia para irse a la guerrilla. Seguía sin ser un libro. Tenía muchos temores, hasta que entendí que el libro tenía que ser de mi abuelo, mi padre y yo. Y que mi intimidad estuviera con ellos. Eso ya era una novela. Tenía que quitarme el miedo de hablar de mi intimidad…La del abuelo en primera persona, porque era el que más distancia emocional tenía conmigo; la del padre en segunda persona, porque era una distancia emocional media y mi historia, que fuera narrada en tercera persona, para poner distancia conmigo mismo…, Es como si en esos tres años que tardé escribiendo el libro estuviera hablando de alguien más que no era yo, que no era mi padre, que no era mi abuelo, y así pude meterme en esa intimidad y desnudarla. Era algo psicopático. Estaba desmenuzando mi vida sin sentirla propia”.

Su pensar político

Su visión como escritor ante el compromiso político lo muestra de esta manera: “Creo que la literatura tiene la función de hacer visibles cosas que las sociedades mantienen ocultas, cosas que las sociedades no quieren ver y que la literatura es capaz de poner en frente”.

Afirma, además:” la literatura implica un compromiso político…” “…partiendo del hecho de que lo hace desde un lenguaje distinto al del poder”.

Asegura que la memoria es el primer editor de la vida. El autor confia en su imaginación y asume que es el pilar fundamental de la ficción. Dentro del contexto acerca de lo que es la memoria para el escritor, enfatiza que la memoria es primordial para los procesos históricos.

363 total views, 6 views today

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.