Una opción diferente y fácil para endulzarte sin complicaciones

Torta rustica de cambur y maní, una opción fácil para un dulce

Torta rustica de cambur y maní, una opción fácil para un dulce

publicidad

Para los que viven con antojos pero estás cansado de comer siempre lo mismo, pues te traemos una opción diferente y fácil para endulzarte sin complicaciones. La torta rustica de cambur y maní está hecha para compartir

La preparación de esta deliciosa torta no causa mayores complicaciones en la cocina pero lo que si te aseguramos es un resultado súper delicioso, porque el cambur combina muy bien con el maní que en este caso va caramelizado, dándole un toque crujiente al pastel y muy apetecible.

Esta receta está ideada para que alcance para 6 personas, por lo que deberás tener a la mano los siguientes ingredientes:

Primero para la masa necesitas:

  • 250 gr de Harina de repostería
  • 125 gr de Mantequilla
  • 80 gr de Azúcar
  • 3 Cdas de Agua helada
  • Una pizca de Sal
  • 1 Yema de huevo
Con 6 cambures tendrás lo suficiente para esta torta rustica
Con 6 cambures tendrás lo suficiente para esta torta rustica

En cuanto al relleno ten lo siguiente:

  • 20 gr de Mantequilla
  • 60 gr Azúcar moreno
  • 2 cdas de Jugo de limón
  • 50 gr de Maníes tostados a la miel
  • 6 cambures
  • 1 Yema de huevo

Luego de tener todo, procedemos a la preparación:

Los manís tostados a la miel le dan un toque especial a la torta
Los manís tostados a la miel le dan un toque especial a la torta

Comenzaremos preparando la masa, por lo que para ello en un bol tamizamos la harina y añadimos la mantequilla en trocitos y la sal, posteriormente combinamos con los dedos hasta obtener una mezcla arenosa, luego hacemos un hueco en el centro y añadimos la yema de huevo, el agua y el azúcar.

Seguidamente mezclamos todos los ingredientes sin trabajar mucho la pasta, dándole con las palmas de la mano para combinar los ingredientes, de esta forma formamos una bola, la envolvemos con film alimentario y la dejamos en la nevera unas dos horas.

Ahora seguimos con el relleno, y lo primero que tenemos que hacer es pelar los cambures para luego cortarlos en dos longitudinalmente. A continuación derretimos en una sartén la mantequilla y cocemos los cambures en ella, añadiendo el azúcar morena y el zumo de limón durante seis minutos a fuego suave. Les damos la vuelta y los dejamos otros tres minutos más hasta que los veamos caramelizados.

Luego machacamos 40 gramos de los maníes con un rodillo o una botella, lo que tengas en casa, hasta que se conviertan en trocitos irregulares y precalentamos el horno a 180 grados.

En un bol tamizamos la harina y añadimos la mantequilla en trocitos y la sal
En un bol tamizamos la harina y añadimos la mantequilla en trocitos y la sal

Estiramos con un rodillo la pasta sobre un papel sulfurizado, le salpicamos trocitos de maní por toda la superficie de la masa, dejando un borde de unos cuatro centímetros. Seguidamente disponemos los cambures encima con dos cucharadas de su sirope caramelizado, doblamos la pasta sobrante sobre los cambures y colocamos todo en una bandeja de horno.

Por último, pincelamos con el huevo batido y espolvoreamos los maníes, rompiéndolos en trozos, que habíamos reservado. Horneamos durante 30 minutos. La dejas reposar y podrás compartirla con quien quieras y así matar un antojito.

613 visitas, 6 hoy

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.