Numerosos contaminantes que hacen que la piel se afecte

Dile adiós a los puntos negros con estas recomendaciones

Dile adiós a los puntos negros con estas recomendaciones

publicidad

La cara siempre se encuentra expuesta a numerosos contaminantes que hacen que la piel se afecte y aparezcan puntos negros, y más si la piel es de tendencia mixta a grasa. Si ese es tu caso sigue estos cuidados y lograrás prevenirlos

Estos son poros abiertos que se han obstruido por un exceso de sebo, células muertas o polución y es importante no caer en la tentación de atraparlos entre tus dedos y apretarlos a conciencia.

Es recomendable si tu piel es de tendencia acneica y suele fabricar más sebo de lo habitual, tu mejor arma son las limpiadoras faciales con aclarado, pero para las pieles más grasas, mejor son los ingredientes purificantes, como el ácido salicílico o el zinc.

Mientras que si es normal o mixta, opta por activos hidratantes, como la glicerina, usa una brocha de limpieza facial para ayudar a despegar las impurezas o, mejor aún, un cepillo eléctrico.

Los puntos negros no solo aparecen en las pieles grasas
Los puntos negros no solo aparecen en las pieles grasas

De todas maneras, recuerda que los puntos negros no solo aparecen en las pieles grasas, también pueden hacerse visibles cuando hay un aumento de sudoración.

Crea rutinas de limpieza a diario, inicia usando por la mañana y por la noche limpiadoras (gel, espuma) que requieran aclarado con agua. Sin olvidarte de aplicar un tónico después para restablecer el pH de la piel.

En caso de que tu piel sea seca, tirante o sensible, elige mejor una leche limpiadora o un agua micelar. Esta última no requiere el uso de tónico después, una vez acabada la limpieza, usa una crema facial matificante (elimina los brillos y el exceso de grasa) o un gel anti-imperfecciones (los hay específicos para minimizar los poros).

Sin embargo, también debes hacerte todas las semanas una exfoliación. Si tu piel es gruesa, mejor con productos muy desincrustantes, con alta concentración de micropartículas, como los gránulos de jojoba o el polvo de bambú.

Pero si tu piel es sensible o fina, espacia la exfoliación a una cada dos semanas y elige un producto con microgránulos muy pequeños o un exfoliante enzimático (de enzimas frutales en su mayoría, como papaya o piña).

Por la mañana también hay que limpiar la cara
Por la mañana también hay que limpiar la cara

Aplica una buena técnica para su limpieza

Después de haberte hecho una limpieza profunda, usando la limpiadora y tónico adecuados a tu piel, agarra un algodón con bicarbonato y añade unas gotas de agua, cuando empiece a hacer efervescencia, aplícalo por toda la cara, siempre con movimientos circulares desde dentro hacia afuera y de abajo hacia arriba. Esto facilitará la extracción de los puntos negros.

Con la piel ya seca, aplícate unas bandas o tiras especiales para poros. Son muy fáciles de usar, se humedecen con agua y se dejan secar. A la hora de retirarlas, hazlo lentamente y de forma perpendicular para no dañar la piel.

Pero si queda algún punto negro con un pañuelo de papel, rodea los dedos índices y corazón y aprieta el punto negro con la yema de los dedos. No utilices las uñas, porque puedes provocarte una herida o infección.

Finaliza con una mascarilla astringente, elige una que lleve caolín, arcilla o algas, que ayudan a absorber la grasa y normalizan la producción de sebo. Después de dejarla actuar durante 15-20 minutos, aclara y ponte tu crema hidratante habitual. Si tu piel es muy grasa, mejor una matificante, para olvidarte de los brillos y del exceso de grasa.

Aplícate unas bandas o tiras especiales para poros
Aplícate unas bandas o tiras especiales para poros

Además, de una limpieza profunda, se puede recurrir a gestos cotidianos o productos que refuerzan nuestra estrategia anti-puntos negros, como las mascarillas limpiadoras para las pieles grasas son muy adecuadas las de arcilla absorbente o de carbón vegetal, cada 7-15 días, dependiendo de la gravedad del caso.

Por otro lado, que no falten en tus platos verdura, frutos rojos, cítricos, té verde y/o soja. Ayudan a mantener a raya las imperfecciones de la piel. Toma infusiones y nutricosméticos que purifican la piel. Fíjate que contengan ingredientes como bardana, salvia o tomillo.

Evita acostarte sin haberte desmaquillado y recuerda que por la mañana también hay que limpiar la cara para eliminar la grasa y las toxinas que se han acumulado por la noche. Y por último, dile no al tabaco, ya que este dilata los poros y favorece la aparición de puntos negros.

1,179 visitas, 6 hoy

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.